Please help keep this Site Going

Menopausal Mother Nature

News about Climate Change and our Planet

Uncategorized

¿La reducción de la inflación puede salvar el planeta?

La parte climática de la Ley de Reducción de la Inflación es, en su mayor parte, un intento de acelerar esa transición energética, sobre todo mediante créditos fiscales para la adopción de tecnologías de bajas emisiones, incluidos los vehículos eléctricos, pero también a través de incentivos para utilizar menos energía en general, sobre todo al hacer que los edificios consuman energía de manera más eficiente.

Hay muchas razones para creer que estas medidas tendrían grandes efectos. A diferencia de los combustibles fósiles, que existen desde hace mucho tiempo, las energías renovables son todavía una “industria incipiente” con una pronunciada curva de aprendizaje: cuanto más utilicemos estas tecnologías, mejor lo haremos. Por eso, incentivar las energías limpias ahora hará que esa energía sea mucho más barata en el futuro.

Y el apoyo a los autos eléctricos también ayuda a resolver un problema como el del huevo y la gallina, en el que los conductores son reacios a optar por la electricidad porque no están seguros de encontrar estaciones de carga y las empresas no ofrecen muchas estaciones de carga porque todavía no hay tantos autos eléctricos.

La cuestión es que, aunque las disposiciones sobre clima y energía de la Ley de Reducción de la Inflación —que implican un gasto de 370.000 millones de dólares a lo largo de la próxima década— solo supondrían un 0,1 por ciento del producto interno bruto previsto para el mismo periodo, podrían tener un efecto catalizador en la transición energética.

Y también podrían transformar la economía política de las políticas climáticas.

Durante años, los ecologistas han argumentado que la transición a las energías limpias debería considerarse una oportunidad y no una carga: además de salvar el planeta, la transición crearía muchos puestos de trabajo y nuevas oportunidades de negocio. Pero es un argumento difícil de transmitir sin ejemplos concretos y generalizados de éxito. Mientras la política climática seria era solo una propuesta y no una realidad, era vulnerable a los ataques de la derecha que la presentaban como un plan nefasto para perjudicar el modo de vida estadounidense.

Pero esos ataques serán menos efectivos una vez que la gente empiece a ver los efectos en el mundo real de la acción climática (por eso la derecha está tan desesperada por intentar bloquear esta legislación). Si los demócratas consiguen aprobar este proyecto de ley, las posibilidades de que se adopten nuevas medidas en el futuro aumentarán, quizá de manera considerable.

Please help keep this Site Going