Please help keep this Site Going

Menopausal Mother Nature

News about Climate Change and our Planet

Uncategorized

¿Puedes culpar a países pobres como el mío por recurrir a China?

Para ser justos, durante décadas Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos han dado mucha de la ayuda que tanto necesitamos, y el Cuerpo de Paz de Estados Unidos llegó al país en 1971. Pero esos voluntarios fueron retirados hace 22 años durante un periodo de disturbios políticos violentos. La ayuda estadounidense a las Islas Salomón, ya opacada por la de Australia, se estancó en la década de 2010. Mi trabajo como periodista me ha llevado a recorrer estas islas, y he visto lo poco que queda de las obras del Cuerpo de Paz o de la ayuda estadounidense en general. Pocos habitantes de las Islas Salomón saben mucho sobre nuestros lazos pasados con el mundo occidental: casi el 75 por ciento de nuestra población tiene menos de 35 años y la mayoría tiene poca educación.

Unos de los pocos recordatorios habituales de Occidente es cuando una bomba estadounidense o japonesa de la Segunda Guerra Mundial sin explotar estalla de pronto, y campesinos mueren o sufren mutilaciones. Así perdí a un primo el año pasado, un prometedor egresado universitario, durante un asado con unos amigos. Esta amenaza invisible también frena el progreso económico debido al riesgo que implica desarrollar terrenos con explosivos que llevan ahí 80 años y que podrían explotar.

Australia y Nueva Zelanda han sido donadores importantes, por lo general a través de programas de ayuda enfocados en fortalecer nuestras instituciones públicas. Pero a pesar de lo relevantes que son estos esfuerzos, en gran medida no son visibles para los jóvenes de las Islas Salomón, quienes necesitan trabajos o capacitación en oficios como la carpintería o albañilería para lidiar con la escasez persistente de mano de obra calificada y para poner comida en la mesa. Y, en general, la ayuda australiana ha disminuido con el tiempo.

Por otro lado, la presencia cada vez mayor de China es imposible de pasar por alto en Honiara, la capital. Empresas dirigidas por chinos (de construcción, ferretería, pesca, transporte y otros sectores) muy pronto se han convertido en parte de la economía local desde que en 2019 nuestro gobierno estableció relaciones diplomáticas con Pekín.

Eso significó romper las longevas relaciones con Taiwán, en disputa con China, una medida que fue impopular. Pero poco a poco la mentalidad está cambiando. Las empresas de construcción chinas están construyendo una nueva ala que mejorará significativamente nuestro hospital más importante y un muy esperado estadio que albergará los Juegos del Pacífico el próximo año. El perfil de China ha estado aumentando en todo el Pacífico.

El comercio de las Islas Salomón con Estados Unidos es bastante escueto, mientras que China es, por mucho, nuestro mayor socio comercial. Y para nosotros no ha pasado desapercibido que China ha tomado medidas importantes para reducir las emisiones de carbono, al tiempo que políticos estadounidenses y australianos han titubeado o, en el caso de Australia, incluso les han restado importancia a las preocupaciones climáticas en el Pacífico.

Please help keep this Site Going