Please help keep this Site Going

Menopausal Mother Nature

News about Climate Change and our Planet

Uncategorized

Este podría ser el futuro de la agricultura

Según los estudios, esto equivale a alrededor de seis veces la huella de carbono de un tomate de campo, incluso teniendo en cuenta las emisiones de diésel de los camiones frigoríficos que a menudo transportan las verduras de campo cientos o incluso miles de kilómetros para llegar a los consumidores. En cambio, los invernaderos pueden ubicarse cerca de los principales centros de población, como es el caso de las grandes granjas verticales construidas a menudo en fábricas y almacenes reutilizados.

Alimentar al planeta ya representa casi una cuarta parte de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. La proteína animal, en particular la producción de ganado vacuno y lechero, tiene una huella de carbono más significativa que el cultivo de verduras y hortalizas. Sin embargo, en un mundo que se calienta con rapidez, ¿deberíamos aumentar la contribución de la agricultura al llevar parte de ella al interior?

Quienes impulsan este sistema dicen que tenemos pocas opciones. Dado que se espera que la población crezca un 25 por ciento para alcanzar los casi 10.000 millones de personas para 2050, será necesario aumentar la producción de alimentos de un 60 a un 100 por ciento. Con la disminución de las reservas de agua dulce y la tierra cultivable, y las sequías agravadas por el cambio climático que amenazan con convertir el fértil centro de California en un desierto estéril, ¿de dónde saldrán estos alimentos adicionales?

Por primera vez en los 10.000 años de historia de la agricultura, las sociedades no necesitan ser bendecidas con un suelo fértil y un clima favorable para cultivar. Los invernaderos ya han ayudado a convertir a los Países Bajos, un país pequeño y húmedo con una superficie de apenas dos tercios del tamaño de Virginia Occidental, en el segundo mayor exportador agrícola del mundo por su valor, que envía cada año 10.700 millones de dólares en tomates, pepinos y pimientos a sus vecinos, entre ellos Alemania, Bélgica y el Reino Unido. El árido Egipto ha dedicado miles de hectáreas a nuevos invernaderos para cultivar una gran variedad de verduras.

Es difícil cuantificar la rapidez de este crecimiento en Estados Unidos, porque el Departamento de Agricultura de este país no da seguimiento a la producción en entornos controlados. Sin embargo, en 2021, las inversiones en agricultura de este tipo aumentaron un 77 por ciento con respecto al año anterior y desde 2019 se han más que triplicado.

Jonathan Webb, el director ejecutivo de 37 años de AppHarvest, una empresa emergente que acaba de construir un invernadero de entorno controlado de 24 hectáreas en el corazón de los montes Apalaches de Kentucky, declaró a Yahoo Finance el mes pasado que: “dentro de 20, 30 años, la mayoría de las frutas y verduras se van a cultivar a escala mundial en un entorno controlado”. AppHarvest recaudó 475 millones de dólares de inversionistas de capital de riesgo y otros antes de comenzar a cotizar en la bolsa el año pasado con una valoración inicial de 1000 millones de dólares. Recordemos que se trata de una empresa que vende tomates.

Please help keep this Site Going