Please help keep this Site Going

Menopausal Mother Nature

News about Climate Change and our Planet

Uncategorized

Este es el mundo que nos dejan los adultos

En Filipinas, Mitzi Jonelle Tan, de 23 años, tuvo que hacer la tarea a la luz de las velas mientras afuera los tifones causaban estragos y acababan con la red eléctrica de su comunidad. Nos contó que hubo momentos en los que temió ahogarse en su propia habitación cuando comenzó a entrar agua. Ahora lidera a los jóvenes de su país para responder a las consecuencias de esos tifones y otros peligros mediante el reparto de alimentos, agua, ropa y apoyo a las comunidades más afectadas.

En Zimbabue, a Nkosi Nyathi, de 18 años, le preocupa que se desate una crisis alimentaria si los patrones climáticos continúan. Las olas de calor han hecho que la escuela sea un desafío para él y sus compañeros. Ahora se dirige a los líderes mundiales para exigir la inclusión de los jóvenes en las decisiones que afectan su futuro.

El objetivo fundamental de los adultos de cualquier sociedad es proteger a sus jóvenes y hacer todo lo posible para dejar un mundo mejor del que heredaron. La actual generación de adultos, y las anteriores, están fracasando a escala mundial.

El Índice de Riesgo Climático de la Infancia revela una inquietante desigualdad mundial en lo que respecta a los peores efectos del cambio climático. Treinta y tres países, entre los que se encuentran la República Centroafricana, Chad, Nigeria y Guinea, se consideran de muy alto riesgo para la infancia, pero, en conjunto, esos países solo emiten el nueve por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. Los diez países con mayores emisiones, entre los que se encuentran China, Estados Unidos, Rusia y Japón, representan en conjunto casi el 70 por ciento de las emisiones mundiales. Y los niños de esos países con mayores emisiones corren menos riesgos: solo uno de estos países, India, está clasificado como de riesgo extremadamente alto en el informe de la Unicef.

Muchos de los países de mayor riesgo son naciones más pobres del sur global, y es allí donde la gente se verá más afectada, a pesar de ser los que menos contribuyen al problema. No permitiremos que los países industrializados eludan su responsabilidad por el sufrimiento de los niños en otras partes del mundo. Los gobiernos, la industria y el resto de la comunidad internacional deben trabajar juntos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, tal como 195 naciones se comprometieron a hacerlo conforme al Acuerdo de París, sobre el cambio climático, en 2015.

Faltan menos de 100 días para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, también conocida como COP26, en Glasgow. Los científicos climáticos del mundo han dejado claro que este es el momento: debemos actuar con urgencia para evitar las peores consecuencias posibles. Los jóvenes del mundo están del lado de los científicos y seguirán haciendo sonar la alarma.

Estamos en una crisis de crisis. Una crisis de contaminación. Una crisis climática. Una crisis de los derechos de los niños. No permitiremos que el mundo ignore la situación.

Los autores son jóvenes activistas climáticos de Suecia, México, Bangladés y Kenia, que trabajan con Fridays For Future, un movimiento internacional dirigido por jóvenes. Escribieron el prólogo del Índice de Riesgo Climático de la Infancia de Unicef.

Please help keep this Site Going